uoıɔɐlıɯısɐ

De raíz, quizá en un tiempo no muy lejano: Tenía sentimientos encontrados a flor de piel, de esos que con tan solo aparecer ya me tenían inmersa en completa nostalgia o tristeza. Como le suplicaba a la vida que todo volviese a un punto pasado ¿sabes? así como restauras una computadora a un punto anterior. Día tras día extrañaba más; analizaba con precisión todos los detalles de momentos significativos que me hubiesen ocurrido durante el último año y acababa afligida de manera automática. Terminé transigiendo casi de manera maquinal que era un efecto irremediable de crecer, de avanzar y que sencillamente debía abjurarme de situaciones que no regresarían jamás.

Hoy por hoy, cuando las cosas están cayendo en su lugar, acierto en el hecho de que hay mil puertas por abrir e infinitas veredas que recorrer. La mayoría de los momentos se convierten en efímeros cuando tratas de recordar y eso es completamente inevitable, pero solo nos toca vivir.

Cada vez me siento más llena de vida, de días… Y si, en efecto, extraño instantes, personas, familiares, relaciones, sentimientos… Que por diversos motivos no volverán y eso está bien, porque mi libro de vida todavía no está completamente escrito.

Tortuga Rosada

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .