ser mamá

La idea de este blog, siempre fue plasmar un poco lo que escribo a diario, publicando siempre sobre la vida en general, hoy, en realidad ayer antes de quedarme dormida, escribí en mi cabeza como lo hago casi-habitualmente. Esta vez fue sobre la maternidad, sobre ser madre. No se si va a quedar tan bueno como lo que razone ayer, pero aquí va mi reflejo desde mi experiencia.

Hace casi 5 años que soy mamá, mi vida se transformó por completo desde ese día, donde empezó a crearse vida dentro de mi. Vida, increíble no? Al principio los síntomas podrían de pasar por ser percibidos, y cada persona lo vive diferente, en mi caso a penas tuve unos mareos aquel final de verano del 2012. Una ansiedad increíble, continuamente hambre, comía como un batallón, así fue que pase de pesar 50k a 78k. Pero en cuestión de meses el cuerpo empieza a hacer mas notable físicamente el cambio y lo notorio de la existencia del bebé es cada día mas increíble. 

Cada día, desde hace 5 años y 9 meses todos los días de mi vida, se los he dedicado a mi hijo. Y fue por eso mismo que nació la idea de escribir y reflexionar sobre esto. Hace 5 años que se agrego a mi vida un valor importante, que no me permite, o mejor dicho, no me da paso a fallar, a caerme, a rendirme, a no parar. Fue exactamente lo que necesitaba, mi vida tiene un motivo increíble para estar viva mas allá de mi, un valor agregado que supera toda las fuerzas. No solo haber sentido crecer dentro de mi, sino que ver su evolución diaria, acompañarlo y guiarlo en su crecimiento, en su auto descubrimiento, en darle herramientas para poder encontrarse a si mismo, con a penas 5 años poder reconocerse como persona y ser consciente (a su manera) del mundo que lo rodea, ir aprendiendo a entender magnitudes, causa y efecto, tiempo, cantidades, diferencias, el bien, el mal, la noche, la mañana, el amor, lo que no está correcto, correr, el peligro, donde hay protección, libertad, imaginación, realidad, música, sabores, experiencias, estar en primera fila de ese descubrimiento segundo a segundo, ver como se vuelve cada vez mas él. Utilizando todo lo que este mundo nos proporciona a medida justa para ser él. Con la información que le recorre en silencio en cada célula, mas todo lo que sumamos desde el exterior, es increíble.

Yo no siento que este criando a mi hijo, yo lo estoy acompañando a descubrirse, a saber quien es el, a entenderse, a encontrarse. Yo no estoy mas que dándole los valores que aprendí, lo que siento y creo que es lo mejor, y de ahí dándole la libertad de ser, obviamente que no estoy permitiendo que el se convierta en un asesino serial, o algo así. Estoy simplemente no acorralándolo en lo que “yo quiero que el sea”, yo quiero que el sea él, sin miedo a lo que puedan decir, que estudie y viva las experiencias que el mas sienta suyas, que el corra y salte de alegría bailando las canciones que mas le gustan, pero sino le gusta bailar, también, que viaje por el mundo lejos de mi, o que viva en la misma cuidad toda la vida, que se enamore mil veces, que se ensucie con barro todas las veces que el crea necesario. Y cuando la vida lo ponga frente a situaciones complejas, difíciles, tediosas, como yo, como todos pasamos, tenga herramientas suficientes para entender que la vida tiene eso, que estamos en contacto y en circulo con un millón de realidades, que es inevitable que a veces nos pasen cosas que nos lastiman, pero mas allá de todo eso, siempre están los mimos de mama.

Yo no tengo un hijo, me considero la guía de un ser hermoso que tuve la oportunidad de anidar en mi cuerpo hasta que el pudiera “salir” a la vida, y de ahi en mas comenzamos juntos un camino que tiene un solo sentido, ser felices, no hay otra cosa, a veces me desvió, como adulto, problemas, preocupaciones, tristezas, llantos, dramas, pero en seguida vuelvo a entender que la vida no es mas que eso, el momento que tienes ahora, el valor que le das y lo que haces con lo que te da ese momento, es lo que determina quien eres y hacia donde quieres ir, no podemos dejar nunca de soñar ni de abrir puertas y ventanas, que entre mucho sol, la energía que fluye es mucho mas sana, que la que se estanca y se aprieta en un lugar, la vida es un flujo constante de emociones y momentos, no quedarnos enfocados en el segundo, y seguir disfrutándolo como sea. 

Esta es una de las lecciones mas increíbles que logré aprender gracias a tener la compañía de mi hijo, de ser un equipo de vida, en conjunto a otros, y así. 

No pretendo mucho mas, que simplemente dar amor, y brindarle siempre herramientas a mi hijo, que es mi responsabilidad, me considero responsable y sumamente capaz de acompañarlo siempre, la vida dispone y no hay que quedarse dormido. La maternidad, la crianza, como quieran decirle, es simplemente el darse cuenta que todo lo que hacemos repercute en otros, que se esta descubriendo una persona, que el papel está prácticamente que en blanco y todo lo que hagamos los que estamos contacto piel a piel, somos mas participes de lo que creemos, tenemos la gran responsabilidad de darles lo mejor de nosotros, siempre.

Ahora entiendo a mi mamá, cuando me ve, y me habla y me dice… pensar que te tuve en mi panza.

Tortuga Rosada

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .