Hubo un tiempo en el cual preferí siempre estar mitad consciente, mitad inconsciente, de todo, permitiendo que las situaciones que atravesaba me dejaran perpleja y sorda, persistente, como una nota musical sostenida. Así me quede, y no podía respirar, pero no me importaba, porque creía que podía ser feliz, hasta que se me callo la nota, no estaba mas sostenida, y ahí desperté de una pesadilla. 

Tortuga Rosada

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: