Personal.

Lo importante es reconocerse.

Darse un paso al costado. Respirar.

Me siento viva cuando estoy conmigo, y si te tengo junto a mi se incrementa la adrenalina.

Somos dos, y al mismo tiempo una.