Feliz cumpleaños, abuela.

Les dejo la dedicación de cumpleaños mas hermosa que vi, de mi papá a su mamá.

Un día como hoy, pero 77 años atrás nacía en Blanquillo, Mary Beatríz Fernández.
Hermana de tres varones que conoció años después.

Ella fué criada por Juan Vilar y María Vilar.
Inicialmente en Blanquillo y luego en estancia de Crosa en zona del paso Tío Antoño, del Cordobés.

Más adelante en el barrio del Congo en Cerro Chato.

Cómo así también en el barrio de las canteras del mismo pueblo.

Después se casó con Propició Lima (pocho), amante de los jeeps, y de volar.
Y fueron a dar a Cañada Brava. Justamente a la Azotea, dónde estuvimos nosotros, en los primeros años de vida, sol y campo.

Mary Beatríz, es nuestra madre, mamá como le decimos.

Nos crío bajo ajustado molde de deberes y obligaciónes. A puro nervio y corazon.
Templanza y dedicación.

Hizo la escuela cuatro veces, porque hacía cada día deberes con nosotros, hizo el liceo también, cuatro veces, claro en las materias que podía.
Era especialista en letras, faltas de ortografía y demás.
Nos exigía proligiladad en los haceres.

Recuerdo cuando en una mesa los cuatro hermanos cabezas amarillas, ella cocinando al lado, nos depositaba una fusta en la mesa como aparato intimidatorio, santo remedio! Era.

Los cuatro calladitos cada uno en su cuaderno y ella elaborando el guiso.
Atenta a preguntas como,
Mamá! Va con H?
Es con V? Etc.

Así nos orientó, nos acompaño, nos enseñó a cocinar lavar ropa tender la cama, hacer fuego en la cocina a leña, nos cuido en las cañadas mientras aprendíamos a nadar.
Después ya éramos Pescao!.

Cómo así también hacía de juez en los interminables partidos de fútbol en nuestra casa quinta, 7 hectáreas al borde del pueblo. Porque iban todos los compañeros de escuela y liceo.
Mucho guri rondaba nuestra casa.
Que Magia! Salu!
Mamá controlaba todo.
Jajajaja, gransiete.

” El que recuerde que comenté”

Así que hoy es el cumple santo, de mamá.
Gracias por todos los años abocados, dados en tal función de madre dedicada con tanto celo de criar a sus cabezas amarillas.

Ya 77 inviernos, han sido largos, después la vida en la Capital, en la Unión.
Trabajos fuera de la casa, hijos grandes.
Ver casarse a hijos ayudar en la espera de la nieta primera. Cuidar esa nieta hoy ya con casi 30 años.
Una tal Priscilla, luego llegó su hermana Ingrid ..

También llegó entre ambas una tal Agustina.

Después los bisnietos, Thiago y Franco.
Y ahí va la vida en su camino de aconteceres.

Y llegamos al hoy!
Al santo cumple de mamá.
Habrá chocolate en la tarde, torta de Ingrid.
También llegará una tal Andrea, quien fue su nuera durante años.

Felicidades a mamá, por tanto empuje por tanto dar aún teniendo casi nada.
Salu! Siempre.
Sacando fuerzas aún desde las heladas mañana del pueblo y en aquella Agrati naranja acompañando a nosotros en bicicleta.
Que lo parió!
Salu!

Que los cumplas feliz!
Tendremos chocolate en la tarde y torta, pasteles y ainda mais.

Gracias mamá y gracias pochito.

Que salga el sol.