11:11 un deseo

El sol que nos indica que amanecimos, y siempre agradezco ese simple hecho. Es que estamos tan metidos en la vorágine de esta vida, que pareciera que ya se nos olvidó como el hecho de valorar y admirar los pequeños detalles de esta vida es tan importante. Le da mucho mas valor a todo lo que somos, porque comenzamos a sentirnos satisfechos, completos, llenos de cosas lindas.
Muchas veces nos la pasamos anhelando cosas que quisiéramos tener, objetos que quisiéramos adquirir, beneficios… más… más- y al final del día poder decir gracias, que lindo es que se te llene el pecho de emoción por tener una familia tan hermosa, una gente tan linda al rededor, unas carcajadas diarias, muchos mimos, un lugar dónde te sientes bien, protegido, nunca solo, y bien acompañado.

Formar una familia, es más que el simple hecho de decir un grupo de personas. Es amor como oxigeno en la casa, moneda corriente los valores y los mimos. El miedo se queda en el portón, la seguridad te abraza, te sentís acompañado, sos vos mismo. Son niños, son tareas, son memorias, son recuerdos, sos vos siendo vos, con gente que te quiere. Ver mi reflejo en tus ojos a diario me recuerda lo importante que soy, y como-cuanto te amo.

He estado pensando poco en la auto-reflexión últimamente, es como que aquella característica que se me había plantado en la cabeza de ser auto-critica se me expandió, y se transformo en un abrazo a todos, es como si una parte de mi quisiera aprender de los demás.. de ver, de valorar como las cosas suceden. De que el propio peso de las acciones tiene repercusiones que no tienen marcha atrás. Para bien, y para mal… o mejor dicho, siendo beneficioso, o todo lo contrario.
En estos tiempos, dónde para muchos cambió su realidad, y para otros simplemente fue una especie de continuar con lo que esta pasando, y en paralelo veo como el mundo tiene mas problemas, mas de lo mismo. Me doy cuenta que siempre es así, el mundo va girando, y pasando cuenta en cada persona, sociedad, etc. Pero, no puedo decir que no aprendimos de todo esto, las personas tuvimos un cambio, yo lo veo. Bueno, no puedo mentirme a mi misma, no todas. Hay egos y mentes negligentes que aun siguen con los ojos tapados. Pero me voy a enfocar en las personas que veo y percibo su hermoso aprendizaje, las personas que decidieron de todo esto sacar la luz, dejar de lado lo material, encontrarse consigo mismo, darse paso a la sabiduría emocional, y entender al final que la vida es hoy, somos nosotros quienes valemos, y en conjunto todo lo otro no vale nada si nosotros no estamos bien.

La sinceridad de las personas es la única que puede hacer de cada rincón un lugar mejor. Construir un hogar en tiempos así, es un privilegio. Y en ese instante de valoración, también valoro y admiro a las madres, padres, abuelos, que en tiempos de guerra abrazan, cuentan cuentos antes de dormir, dan comida, se ayudan, y se cuidan. Vuelvo a mi, y digo, gracias. Porque todo esta ahí afuera y nos puede pasar en cualquier momento; estamos hoy, mañana no se.

Invito a quien quiera, a la valoración personal, al perdón, al cuidado, al ser inteligente con lo que somos-tenemos. Porque es lo que nos da sostén para sobrevivir en este mundo que al parecer, se vuelve cada vez mas retrogrado.

Tortuga Rosada.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: