Que ironía, el traidor de sus propios principios eligió siempre darle la espalda a sus valores, y cortarle la cabeza a quien mas amaba, y así fue como empezó el final, en el funeral de su paciencia. Cuando se esfumo en sus ojos la esperanza de verlo crear vida, solo pudo verlo destrozar campos, arruinar viñedos y secar ríos. No era mas que un saco de maldad cubierto de pastos secos. No había otro camino que la retirada, en alerta de que nunca mas, jamás volvieran a pisar al mismo tiempo el mismo lugar.

Tortuga Rosada.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .