pág 84.

La paz está, todo se ha convertido en un silencio armonioso donde reina mi derecho y mi voluntad. No estaba acostumbrada al ruido de la cuidad, donde los autos y las bocinas me llenaban los oídos de ruidos molestos. Recuerdo esa sensación de ruido abrumador que, aunque te acostumbras forzosamente a convivir con el, sabes que necesitas el silencio – el vacío.

En mis últimos días en el otro hemisferio logre entender que el ruido, es ruido en todos lados, que aunque sea en otra frecuencia, y sea un sonido nuevo, donde el idioma y el acento con el que se pronuncie es diferente, sigue siendo ruido. Había  encontrado un anuncio que me invitaba comercialmente a retirarme de la cuidad hacia una zona de campo, a una hora y pocos minutos de la cuidad, alquilamos un auto y fuimos 

por I-280 W y NJ-15 N (no tuve nunca intención de entender la nomenclatura de las rutas y calles de la cuidad) pero nos tomamos dos horas, atravesamos con mucha tranquilidad todo el camino, nos encontramos con naturaleza hermosa, que vive-convive con nosotros en todo el planeta, hermoso poder respirar oxigeno puro, sentirme en casa, los sonidos de la naturaleza, y la hermosa bienvenida de ella para con nosotros. Nos adentramos en este bosque, por un camino de la vieja mina que parecía que ahí se encontraba, y nos quedamos en una cabaña donde sin muchas comodidades, pasamos el mejor fin de semana que hacia mucho no teníamos.

A pesar de la temperatura decidí caminar descalza y conectarme con mi raíz natural, conversamos en silencio, y charlamos sobre todo, no tuvimos tiempo de preocuparnos por nada, la brisa que paseaba por los arboles parecía darnos las notas para seguir conversando aun mas.

Fue la ultima noche, en la que me tome unos segundos para mirar el cielo y con la pagina en blanco, tratar de terminar mi libro, que debería de poder terminarse en este viaje, porque una de las cosas que me trajeron hasta acá fue la decisión de completar mis metas, y poder terminar con mis escrituras por el año, pero no podía, tenia la pagina en blanco, tenia un montón de ideas y toda la información super nutrida por el viaje, las personas, la naturaleza, la cultura, mi vida entera, pero había algo que no me permitía poder encontrar la primer palabra para comenzar con el flujo de ideas y reflexiones como siempre pasa, me frustre un poco. Cuantas veces yéndome a dormir, mi cabeza empieza a relatar un montón de ideas, y pensamientos, incluso en ingles, y en este momento, con tanta información no estaba logrando fluir. Mierda, pensé. 

Intenté relajarme y no ponerme presión, porque tampoco soy Isabel Allende, no voy a hacer una presentación, ni tampoco hay muchas personas esperando por leerme, o una editorial presionándome por lanzar un libro, entonces cerré mi block de notas y salí a caminar. Me prendí un cigarro y decidí simplemente alejarme de mi propia idea de dar con el cierre de mi libro, porque quizás ya estaba por ahí, y simplemente era acomodar la idea para que saliera, entonces así, logre relajarme.

Camine tanto que me olvide porque había empezado a caminar, y se fue oscureciendo la noche, mi compañía era la naturaleza y entendí en ese sencillo momento de frustración personal, que muchas veces estamos creyéndonos que solucionamos el problema, que salimos de la nube, que encontramos la salida, pero aun sigue estando la costumbre de convivir con eso que nos sigue trancando. 

Entonces, entendí que ese era el final- hoja en blanco, con mi nombre abajo y una frase que decía, “eso es todo por ahora”. Mi vida continua, pero no puedo apurarme a entender las cosas sino transito mi vida, entonces esas paginas vienen luego, y así comprendí otra vez que un día a la vez, y ahí entendí que mi viaje había tenido mas de lo que creía.

Deje esta foto en la ultima pagina, y los invité a escaparse de la vida y entrar en otra. De pasar pagina, conocer personas, seguir el instinto, entender que todo tiene su proceso y que cada cosa tiene su proceso, su momento y sobre todo su valor. Que a veces estamos buscando por una razón y por enfocarnos no nos damos cuenta que tenemos alguna que otra información en la vuelta que nos pueda otorgar un camino adyacente muchísimo mas valioso, nutrido o sobre todo mejor. 

Y un queda muchísimo por descubrir en esta vida, pero si entendí que ese libro tenia ese final y aunque no se jamas si esas paginas serán alguna vez leídas por alguna persona, o simplemente me dedicare a dejar pedazos escritos en algún que otro blog, porque al final todo cambia, y debo respetar eso.

p

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: