El día que solté.

El día que solté, ya no hubo mas dolor. 

El día que solté, me voló la cabeza. Pude volver a imaginar y disfrutar todos los pestaneos de mi alma.

El día que solté, deje ir el dolor con tanta paz, que pude volver a recorrer mis cicatrices con respeto y entendimiento.

El día que solté, fui tan feliz, y tuve tanta calma que no pude hacer otra cosa que sentirme agradecida por haber tenido el valor de haber soltado.

El día que solté, todo siguió igual, pero con la sutil diferencia que yo ya estaba lista y sana- la lección, el dolor, todo eso que me molestaba, ya no estaba.

El día que solté, fui feliz.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: