Sin miedo.

No tengo miedo. Nunca tuve miedo. Siempre seguí mis ganas. Y cuando no, me atropello un camión. Cuando no seguí mis latidos, terminé con cicatrices. Pero cuando hice lo que quise. No me arrepentí. Me equivoqué. E igual me sentí satisfecha. Porque fue mi idea, mis ganas y con ellas hice lo que quise. Tuve el pelo verde y experimenté con todo lo que quise. Recibí muchos no. Y también me cerraron puertas. Pero cada día más segura de que tenia que seguir mi fe. Porque es la única que me acompaña. Los demás, están de paso. Entonces; acá estoy empezando mi año con mis ganas y mis fuerzas. Hagan lo mismo. No escuchen opiniones. Sean fieles a sus impulsos. Sigan su fe, denle paso a sus ganas de vivir y no estén intentando satisfacer a quienes mañana no están. Que la vida sea suya. Mía. Y que nadie nos rompa los huevos.

Tortuga Rosada.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .