Noveno día

Estábamos sentados en el fondo de una caja que intentaba ser una casa de verano, hacia calor y teníamos el fuego prendido. Yo no estaba necesitando mucho más que eso, había algo en la parrilla y sobraba arena por todos lados. No ví la luna esa noche, pero sentía el mar a mis espaldas rebotar y aterrizar en la playa.

Quien me iba a decir que después de tanta paz, venían días grises y fricciones de comunicación, un corazón roto no puede hacer mas nada que anclarse en el primer lugar que encuentra, un poco de silencio, y empezar a reconstruirse, pero aun así los alcones con hambre vienen y te picotean y hacen moverte. No es fácil respirar con el pecho congojado, con muchas preguntas, con muchas dudas.

Increíblemente el tiempo pasa rápido, y cuando quieres acordar estas en el funeral de tu mejor presentimiento, y la tumba fría y callada no dice mas que muerte. Vacío.

Me paré frente una nube gris, densa y pesada. Oscura y sin oxigeno, me quede ahí entendiendo que si lo atravesaba el resultado podría ser fatal. Las cosas no pasan porque si, y aunque nunca quise llegar a estas tierras, tengo que entender que tanto enrriedo de porquerías y mentiras te llevan a tener que salvarte dejando – por suerte sono mi telefono y me sali de ahi un rato- entendí que a veces querer entenderlo todo, es imposible, que las respuestas no existen cuando ya te hicieron una cicatriz en el alma, que hay demasiado barro en toda la casa, que ni es una casa, es un asentamiento de dolores que no puedo dejar atrás, por el simple hecho de que quería que fuera mi casa, pero no puedo obligar la naturalidad de las cosas, (ni se si existe esa palabra), la fuerza de la naturaleza de las cosas, como mis lagrimas en mis ojos doloridos por tus fracasos, por las veces que me fallaste, no puedo pretender que esta historia no tenga otro final. También entendí que el amor es tramposo, que te hace creer cosas que no existen, que te hace tener fe en cosas que no son de fiar, que te hace soñar demasiado, que te hace doler. Pero también entendí, que el amor es otra cosa, que no se vende en una góndola y que no viene con corbata, que no viene con funerales, que no viene con mentiras, que el amor verdadero no tiene iphone, ni sexo. El amor verdadero no  te falla, no te hace una grilla de traiciones para coleccionar, como chapitas de coca cola. El amor verdadero no es lo que crees que es, cuando estas enamorado muchas veces te equivocas en creer que también lo están de ti.

Entendí que los finales son necesarios, y que no hay que siempre entenderlo todo, que hay puertas que se cierran con cajas que jamas se van a abrir, que un signo de pregunta que se terminara borrando con la lluvia quedara en la puerta.

Entendí también, y esto es fundamental, que hay que sacarle el aprendizaje a cada cosa que hacemos y que las caretas se caen solas, entonces no estemos pretendiendo que mañana podremos tapar el sol con un dedo, la verdad siempre sale a la luz, y increíblemente ¡Las personas tienen sentimientos!.

Entendí tantas cosas, y al mismo tiempo no  te pude comprender.

Mi ultima carta diría chau, pero ya no me quedan ganas de saber de traiciones al amor. Porque al final, ese dios si existe, y lo llevo conmigo, aunque te atreviste a matarlo, por el motivo que llevas en la piel, que te hace arruinarlo todo; el sigue vivo en mi.

Tortuga Rosada

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: