Expreso.

Todas las veces que quise expresar mis pensamientos, terminaba prefiriendo tomarme un vino, o prender un cigarrillo. Mi mente lograba generar diálogos, escribía mejor de lo que pensaba cuando estaba en trance. Mi piel se erizaba esuchándome a mi misma relatar un pensamiento. La idea nacía siempre de algo real, y se transformaba en algo cósmico, inexplicable como había tanta sabiduría dentro de mi, pensaba, y me preguntaba porque había dejado que me apagaran los pensamientos para poder encajar en vínculos que no llegaban a ningún lado, porque deje de hacer siempre lo que me gustaba- y terminaba siempre ignorándome a mi misma. El precio puede ser caro. Claro, enfrentarlo es mas jodido que ignorarlo obviamente. 
Esto ya no se trataba de una historia de amor fracasada, o de errores, de mentiras o engaños. Se trataba de mi misma, y con la niebla que traía el drama en una escena de terror, cuando la chica camina sola por un lugar inhóspito, así, me enfrentaba a mi misma, para seguir escribiendo mi vida en base a lo que yo quiero, y nadie jamás iba a poder intentar determinarme, mas que mis propios actos, que por cierto-nacían de mi propia voluntad.

Un tropezón no  es caída, pero si te caes siempre con lo mismo- ya es una decisión. 

Tortuga Rosada.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .