Mayo en cuarentena.

Hola! Acá estoy de nuevo, esta vez es una especie de blog lo que quiero compartirles, porque después de tanto feedback que recibo de ustedes, sinceramente creo que Tortuga tiene un poco para contarles, y ustedes deberían de ser los primeros, dado que casi sin darse cuenta han recibido baldes de emociones. Completamente intensos. Intensos por completo.

En esta plataforma, y bajo la hermosa piel de Tortuga Rosada he logrado transmitirles todo lo que he vivido, con las palabras que nacen de la emoción y se hacen magia para poder ser suaves aunque describa un cataclismo.

Los tiempos están cambiando, ¿no les pasa que sienten como que cada uno venia en su propio viaje, y ahora se globalizo el cambio? Desde aquí venia en una etapa completamente enfocada en la reconstrucción personal, donde me encontré con defectos y soluciones a enfrentar y soltar, y en ese proceso logre generar un búnker de amor que no les puedo explicar lo hermoso que es cuidarse y cuidar a otros. Lo más lindo de todo es cuando en ese hermoso viaje, se abren los ojos y descubrís que muchas de las cosas que creías saber prácticamente que no existen.

Toda esta situación nos afecta a todos, no por igual, pero nos afecta a todos en sí. Todas las comunidades y países del mundo están afectadas por esta situación y eso genera cambios drásticos en la vida de las personas. He estado pensando mucho en que escribir y últimamente me doy cuenta que mis reflexiones se ven afectadas por lo que siento y la increíble discordancia entre lo que puedo hacer hoy en día. Entre todas esas emociones mezcladas, me doy cuenta que todo cambio, y cambio en serio. Que esto no es pasajero, que veníamos cada uno en su vaivén de éxtasis de vida, y ahora todo eso se derrumbó para des-construirse, para generar un nuevo rumbo, las prioridades cambiaron , y las emociones fueron viajando hasta que entendieron que hay cosas que ya no podemos controlar, y que deben ser parte de nuestra vida. Y dejar de cuestionarnos tanto la “espiritualidad” y todas esas cosas, y comenzar realmente a practicar la vida sana, de mente, alma, corazón y cuerpo.

Que hay que empezar a entender que somos y cuanto nos queremos, gobernar nuestros pensamientos, y emociones para tener un día a día estable y completamente feliz. Por que al final de todo, lo que quedan son los recuerdos, los momentos mejores valorados son los que construyen una personalidad sana y una mente estable. El simple hecho de vivir el momento y acompañar todo con una alimentación saludable, pensamientos cálidos, enfrentar el valor de mirar a los ojos el pasado, y deshacernos de el, para liberar la memoria del disco duro, y dejar que todo fluya en el cambio de ser cada vez mejor. De darle a quienes nos rodean lo que merecen, que es vernos felices y amor, mucho amor.

¿Que tan difícil puede ser ser empático? Bueno, si no dejamos de ver nuestras propias narices jamas vamos a poder entender que siente el otro, pero en el momento que logramos estabilizar las tolerancias, y ver al otro como un individuo que realmente siente y piensa como nosotros, dejaríamos por completo de lastimarnos, de sentir odio, de hacer algo por maldad. Hay muchas personas en este mundo que tienen apagado por completo este interruptor, y no tienen nada de idea de lo que otro puede sentir, pero por suerte, existen personas que son capaces de ponerse a un lado para entender que somos parte de un todo, y todo nos afecta. Sin importar quizás el hecho de poder entender que y como lo siente, pero algo siente. Y sino le hace bien, es mejor detenerse. Detenerse y pedir disculpas.

La vida es corta, porque es únicamente ahora, este instante, donde junto a mi estufa y rodeada de risas y juegos estoy escribiendo lo que siento para llegarle a alguien, alguien que necesite leer, y que se le mueva un poquito el corazón. Porque sin dudas todo esta conectado, y si hoy quiero decir que pares, que te mires, que observes tu entorno, que cuides de el, y que hagas todo lo que sea necesario para sentirte feliz, pero recordando que hay prioridades que ya no deben de ser. Que lo importante es ser mejor, y dar lo máximo para que esta comunidad en la que vivimos deje de tener miedo, dejen de haber personas que sufran, y otras que enfermas en su propia codicia dejen sin respiro a otras.

Desde mi búnker les digo que amen mas, y sientan menos plástico en sus corazones.

Tengo mas cosas para contarles, vuelvo mañana.

Cambio y fuera.

Tortuga Rosada.

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: