Te volviste piedra, tallada a mano con paciencia y prudencia. Desenvolviste todos mis secretos, te llevaste la carne estremecida, puliste mis sonrisas. Invierno.

Frío. Humedad.

Te volviste piedra, para convertirme en flor con raíces jugosas. Me envolviste y tallaste mis heridas con fuego.

Tortuga Rosada.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .