Cambiar

Hay que aprender a reconocerse para poder identificar cuales son los factores que necesitamos cambiar de nuestra existencia – de nuestro ser. Entiendo que muchas veces nos cerramos en pequeños círculos viciosos con nuestra personalidad que no nos permiten subir la mirada y mirarnos a los ojos, podemos estar mucho tiempo encerrados en una actitud, una forma de pensar, una manera de procesar situaciones, que se convierten en toxicas y nocivas para nosotros mismos, y así mismo ese vicio inconsciente que se genera constantemente en nosotros, no nos permite modificar ese mal estar que se genera en base a eso, y sobre todo lo tomamos como parte de nuestra vida, lo naturalizamos.

¿Cómo salimos de un circulo nocivo?

Esto me lo he preguntado varias veces, tanto en mi misma como en otros, cuando intento ayudar a los demás en darse cuenta de que es lo que debemos de canalizar. He hablado de esto en varias de mis publicaciones, porque creo que es algo necesario de aplicar a nuestras vidas. Porque cuando estamos en la vorágine de la vida, y cuando hable de vivir por defecto trate de explicar esa intensidad que se genera en nuestras vidas. Y las situaciones toxicas, las actitudes nocivas también se quedan incorporadas como parte de nuestra personalidad, y no esta bien que así sea.
Por eso es muy importante empezar a trabajar en uno mismo, en encontrar los caminos y las vías para abrirnos a aceptarnos. Vivimos en un mundo que nos dispone las reglas del juego y nos deja muchas veces condicionados desde la forma de vestir, la música, y todo el entretenimiento que consumimos, inclusive las metas profesionales, todo va en base a la globalización y al capitalismo que gobierna en nuestras calles. Más allá de que si eso esta bien o mal para la sociedad, debe de existir un punto de equilibro entre las reglas de la sociedad, y el bienestar de cada uno.

Para dejar de “actuar por defecto” deberíamos de comenzar por desnudarnos con nosotros mismos, y muchas veces esa es la parte más difícil de todo el proceso de conocerse. ¿Porque? Porque vamos a transitar calles interiores que quizás venimos ignorando por mucho tiempo, y no nos sentíamos o no “nos creíamos” preparados para asimilarlo. Una cosa que debemos de tener bien en claro antes de comenzar con una introspección relativamente profunda, debemos entender sobre todas las cosas, que la vida pasa. Y con ella, pasan todas las situaciones, porque, cuando y como – no son factores que debemos de darle demasiada importancia. Porque esa respuesta viene sola, en el momento que decidimos ACEPTAR lo que nos esta pasando. Entonces en primera fase de este periodo de conocernos, vamos a intentar poner sobre la mesa todas esas situaciones que nos estamos cuestionando o en su caso, ignorando; Y las vamos a aceptar, están ahí, listo ya sucedieron. No se pueden modificar ni nada. Ahí quedaron. En realidad, técnicamente, ya ni siquiera existen, somos nosotros quienes las retenemos en nosotros por el simple hecho de no querer resolverlas. ¿Resolverlas? Si, resolverlas significa entender que fue eso para mi, que aporto a mi vida, que fue la enseñanza y la apertura que dejo en mi. Le agradezco y lo dejo en donde quedó, en el pasado. Porque además de todo lo maravilloso que sucede en esta vida, algo que no podemos hacer es controlar lo que hacen, piensan, etc terceros. No podemos estar pendientes de ello, porque nosotros no lo podemos dominar, y mucho menos modificar. Entonces, ya una vez que tenemos asumido lo que pasó, ya pasó lo aceptamos, le agradecemos y buscamos en él el aporte para nosotros mismos, y que entendemos que así fue, porque así se dispuso. Podemos comenzar a intentar resolver los conflictos que tenemos internamente, para poder barrer las actitudes y pensamientos que nosotros mismos tenemos que no nos están ayudando a estar mejor.
Es importante dejar el orgullo fuera de la habitación, el ego lo controlamos por esa noche, necesitamos estar limpios de altitudes, tenemos que estar nosotros solos, con el corazón y las ganas de conocernos, que esa es la aventura mas hermosa de esta vida, a mi en particular, me apasiona irme día a día experimentando. Ir conociendo porque y cual hago. Que entiendo de mi misma, y las conversaciones internas, que a veces duran 2 segundos, me ayudan a colaborar con mi bienestar.

Es intentar. Seguir intentando.

Es mimarse, es tolerarse, es aceptarse. Es PERDONARSE. Es la construir un amor propio inmenso, una barrera de amor que nos ayude a cuidarnos. Porque de ahí nacen los vínculos y las situaciones que vivimos día a día. No podemos pretender que el exterior nos de algo distinto en lo que estamos vibrando.

Vibrar alto, para ser.

Un abrazo para mi, y sigo conociendome.

Tortuga Rosada

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: